Características de las radios antiguas y su valor

Las radios antiguas y sus características especiales han vuelto a nuestros días ya que tenían algo especial que cautivaba a los oyentes.

Cabe señalar que durante casi un sigo fueron una parte imprescindible de la vida y un excelente medio de comunicación.

En el momento en que la primera radio antigua apareció en el mundo, fue toda una revolución mundial y logró expandir las fronteras a miles de personas.

Al igual que otros artículos de colección, este tipo de radios brindan al usuario un toque especial de añoranza.

Eran otros tiempo en los que no había internet ni las tecnologías actuales y se convirtieron en el medio de entretenimiento en los hogares más importante.

Estos receptores analógicos servían para escuchar música, drama, deportes, noticias y otros contenidos muy interesantes.

Hoy en día atraen a los coleccionistas apasionados por las tecnologías antiguas originales que nada tiene que ver con los modelos actuales.

Algunos se animan a comprar radios antiguas para decorar los interiores con un diseño retro mientras que otros disfrutan sintonizando emisoras como en sus orígenes.

Cómo son las radios antiguas

Los primeros modelos receptores de radio en la historia venían en una amplia diversidad de estilos y los fabricantes usaron materiales tan populares como la madera ( sobre todo para la carcasa) y el plástico.

Casi todos al pensar en este tipo de dispositivos se nos viene a la cabeza el típico modelo estilo «lápida» con una forma rectangular vertical.

Por otro lado tenemos también el estilo catedral es otro estilo popular, donde la caja se muestra puntiaguda o redondeada en la parte de arriba.

Muchas colecciones de radios antiguas en la actualidad no pertenecen realmente a esa época, sino que intentan emular su diseño o estética pero con la tecnología actual.

caracteristicas de las radios antiguas

De los muchos modelos, uno de los más populares probablemente sea el Westinghouse Little Jewel de 1948, construido en forma de frigorífico y que incluso se regalaba al comprar este aparato.

En la década de 1930, numerosos fabricantes empezaron a utilizar Catalin o Plaskon, ambos primeros tipos de plástico.

Aunque eran los más económicos del momento, en el presente el valor de las radios antiguas suele ser de los más altos en el mercado.

Además cuesta mucho trabajo encontrarlos al tener mucha demanda.

Por otro lado la radio antigua con chasis cromado también es bastante famosa entre los coleccionistas.

En aquellos años, solo la gente rica podía comprar este modelo ya que llegaban a costar hasta 1.000 dólares.

Con su llegada, aparecen las primeras radios de alto rendimiento con unas características más avanzadas que otras ya existentes.

El desarrollo del transistor hizo que los fabricantes pudieran construir radios modernas para la época en la que estaban.

Un claro ejemplo fue la radio de transistores Crosley de 1956, con un diseño similar al del libro.

Luego surgieron cientos de fabricantes, de gran relevancia como son Zenith, RCA, y Philco.

Otras de las mejores radios antiguas para coleccionar agrupan Arvin, Philips, Fada, Bendix, Emerson, Sony y Magnavox, entre otras empresas.

Cómo saber la antiguedad de una radio

Los diseños de las válvulas o de los diales nos ofrecen pistas sobre la edad de una radio así como otros aspectos.

Las empresas fabricantes integraron pequeños diales de ventana en sus modelos a comienzos de los años 30.

Los diales eran más redondos y de mayor tamaño a mediados de la década de 1930.

No fue hasta finales de esta década cuando apareció el famoso dial rectangular ( llamado dial de regla de cálculo).

Echar un vistazo a los tubos dentro de una radio antigua también nos dará bastantes pistas sobre la antiguedad o edad que tiene realmente.

Desde aproximadamente finales de los años 20 hasta mediados de los 30, las bases de tubo venían con unos cuatro a seis pines.

Hacia mediados de la década siguiente ya tenían ocho pines y una llave central de plástico.

También normalmente se usaba algo de metal también para tapar el vidrio.

Los tubos existentes entre las décadas que van desde 1940 a 1950 son normalmente más diminutos que sus contrapartes más antiguas, conservando de siete a nueve pines.

Restauración de radios antiguas

No siempre vamos a tener la suerte de comprar un modelo antiguo que funcione perfectamente o esté en un buen estado de conservación.

Para numerosos coleccionistas el reparar sus propios aparatos de radio supone todo un reto aunque saldrá mucho más barato que mandarla a un profesional.

Dentro del mundo de coleccionistas, comprar piezas de radios antiguas supone una gran ventaja ya que pueden arreglar un modelo con los elementos adecuados.

Aunque casi siempre se pueden arreglar, cada vez resulta más complicado encontrar los tubos originales pertenecientes a los años de fabricación.

Un manual de instrucciones, un voltímetro y conocimientos sobre cómo funcionan las radios antiguas, serán recursos imprescindibles para su restauración o arreglo.

Valor de una radio antigua

Respecto a su precio de venta, habrá que tener mucho cuidado ante posibles estafas o engaños.

Aunque hay modelos únicos muy caros, también existen otros a precios bastante razonables.

Todo va a depender de cuanto estás dispuesto a pagar, aunque si te basta con escuchar la radio imitando a cómo se realizaba hace muchos años, puedes buscar réplicas.

Sitios de compras online populares como Amazon, vende una gran cantidad de dispositivos en marcas fiables, que permiten a cualquier encontrar diseños clásicos.

Estamos en unos tiempos donde lo antiguo está volviendo al presente con mucha fuerza.

Descubre desde aquí qué es la radio digital y cómo funciona.

Ayúdanos compartiendo esto